Jordan. Historia

Historia

Jordan

Jordan

De la estampación local a la matricería mundial

La planta de Jordan Aragón es la heredera de Estampaciones Metálicas Zaragozanas (EMZA), una empresa familiar fundada en 1997 y dedicada hasta entonces a la ingeniería, la fabricación y la puesta a punto de matrices. Orientada hacia las fabricaciones seriadas de productos metálicos mediante procesos de estampación, pronto se consolida como un referente en la zona de Zaragoza para este tipo de componentes.
En los años siguientes, amplía y afianza una cartera de clientes de primer nivel en los sectores de la línea blanca, la elevación y, más tarde, la industria de la automoción. En una búsqueda continua del aumento de su capacidad productiva, y siempre con la calidad como estandarte, EMZA adquiere y renueva su parque de maquinaria y sus instalaciones.
En 2009, Jordan Martorell pone en marcha una estrategia de ampliación de capacidad productiva y, teniendo en cuenta el factor clave de éxito que significa la especialización de una parte de su cadena de valor, la de matricería y estampación, suma la planta de Zaragoza a sus recursos productivos. Así, EMZA se transforma en una factoría con ciertos recursos adicionales que le siguen dotando de capacidad autónoma en la gestión completa de sus clientes locales históricos.

caar-pyme-mes-jordan
caar-pyme-mes-jordan

En 2016, el Grupo Jordan lleva a cabo la consolidación de varias sociedades con la integración vertical y horizontal de su actividad principal y toma la decisión de convertir EMZA en Jordan Aragón, un proyecto ambicioso que marca objetivos como el aumento de la capacidad productiva, la incorporación de nuevos procesos y recursos, la mayor especialización de su actividad principal y de su equipo humano, la integración con el entorno social y económico de la zona y la colaboración con entidades docentes locales para la formación e inserción laboral de profesionales en la industria. Estas líneas maestras se plasman en el traslado de sus instalaciones productivas a Figueruelas, donde ocupa una ubicación estratégica, tanto por las posibilidades que le ofrecen sus instalaciones como por su situación geoestratégica.
El hito más reciente de la compañía es la inversión de un millón de euros en el último año para poner en marcha una línea de construcción de matrices y troqueles, dirigidos a todos los sectores para los que trabaja, que ha supuesto la creación de una decena de puestos de trabajo.